Estar más cerca del arpa que de la guitarra


En esta frase, la palabra arpa hace referencia a la lira, instrumento musical con que suele verse a los ángeles en varias pinturas. De su comparación con la guitarra, instrumento de música más terrenal, surge el significado subyacente en esta locución, similar al de “se le está acabando la cuerda” y a “le queda poco hilo en el carretel”.
Este grupo de frases se utiliza para referirse de un modo jocoso, sarcástico, al estado pre mortem o, más precisamente, a la avanzada edad de otra persona y no justamente porque se considere que tal sujeto seguirá el camino de los ángeles, sino más bien porque se le notan inconfundiblemente los años vividos (las sotas en su mazo –o baraja-, dirían los más ludópatas).
Es así como resulta común hoy en día, momento histórico en que el sarcasmo es una de las monedas corrientes y que, particularmente, en mi país ha pasado a formar parte de la idiosincrasia del pueblo hace ya varias décadas, que algunas personas se mofen de los de avanzada edad utilizando estas frases y otras igualmente burlonas como “está por estirar la pata”, “está por irse al otro barrio” o “está por ponerse el traje de madera” (como dicen en nuestra Mater España).
Y hablando de guitarras, de “sotas en el mazo”, trajes de madera y Madres Españas, deseo compartir con ustedes estos versos testamentales de cierto cantautor ubetense:

“[...]
 “Desde que salgo con la pálida dama
ando más muerto que vivo,
pero dormir el sueño eterno en su cama
me parece excesivo,
y, eso que nunca he renunciado a buscar,
en unos labios abiertos,
dicen que hay besos de esos que, te los dan,
y resucitan a un muerto.

“Y, si a mi tumba, os acercáis de visita,
el día de mi cumpleaños,
y no os atiendo, esperádme, en la salita,
hasta que vuelva del baño.
¿A quién le puede importar,
después de muerto, que uno tenga sus vicios…?
el día del juicio final
puede que Dios sea mi abogado de oficio.

“Pero sin prisas, que, a las misas
de réquiem, nunca fui aficionado,
que, el traje de madera, que estrenaré,
no está siquiera plantado,
que, el cura, que ha de darme la extremaunción,
no es todavía monaguillo,
que, para ser comercial, a esta canción
le falta un buen estribillo.”
 Joaquín Sabina, "A mis cuarenta y diez" (fragmento), del álbum 19 días y 500 noches (1999).

A quienes sepan alguna otra frase de significado similar, los invito a compartirlas con nosotros, Los Creadores de Definiciencia Popular y nuestros asiduos lectores.

Salut!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mi papa a veces dice "huele a pino o me parece a mi?", haciendo referencia al cajón del muerto.