Más solo que loco malo
















Me ha pedido @lguien que pide con ingenio entre nubes y dulces diamantes, si podía iniciar una investigación sobre el origen y significado de este dicho, un tanto utilizado en nuestra habla porteña rioplatense. He dicho a esa person@ que multiplicaría los resultados por dos y en este post me dispongo a cumplir con la mitad de mi promesa literaria, dejando indefectiblemente la parte restante para ser tratada en una futura publicación.
Comenzaré explicando, para nuestr@ solicitante y para el público en general, que como ya nos ha sucedido a menudo con otras frases bien porteñas rioplatenses, no hemos hallado datos oficiales acerca del origen o significado de la que aquí citamos. Por lo tanto, intentaré explicar, en mi condición de natural de estas tierras, desde mis humildes y propios conocimientos las dos ambas cosas.
Y les cuento, en pleno uso de mis facultades, que al menos en estas latitudes pareciera que existe algún tipo de maldad en ciertas personas, a quienes la terminología médicolegal ha dado en llamar insanas, la cual les condenaría a la soledad. Me pregunto y extiendo a los queridos lectores la pregunta ¿Sólo a los locos malos los abraza la soledad? Y sigo preguntando a los cuatro puntos cardinales ¿Será una soledad desde fuera o desde adentro, una especie de exclusión social o un aislamiento voluntario al que hace alusión la frase?
A la hora de responder, al único que encuentro dispuesto a hacerlo a estas horas es a mí mismo. Por tanto, no haré más que enunciar la hipótesis que más me convence.
En primer lugar, es necesario definir la expresión “loco malo”. Ésta se refiere a aquella persona a cuya pérdida o alteración del juicio se le suma una evidente y explícita capacidad de daño hacia sí mismo o hacia terceras personas. (Más allá de los humanos, confieso con gran pena, otros seres vivos no han sido tomados en cuenta para adjudicar maldad a estos ‘locos malos’).
Luego, no me ha hecho falta otra cosa que imaginar cómo todo el mundo, con las únicas excepciones de aquellas almas especialmente caritativas o ingenuas, evitaría tarde o temprano a un ser devenido en tan vil imagen. De ahí que éste pobre desdichado terminaría segregado por la gran glándula excretora de la sociedad.
Desde aquí hasta el surgimiento de la locución verbal que hoy nos ocupa, habría transcurrido exactamente la cantidad de tiempo que le suele demandar a la sabiduría popular el pasaje de la observación pura de los hechos a la formulación de una descripción en el lenguaje más sintético posible.
Cualquier versión que se base en fundamentos más reales y posibles de ser probados, les ruego, en nombre de Los Creadores, que nos la hagan llegar a la brevedad.
Finalmente y antes de suicidarme o matar a alguien, me retiraré a mi aposento, a trasnochar con esta soledad a la que mis propias, evidentes y explícitas vilezas me retrotraen todas las noches.
Salut!

6 comentarios:

★ July in the sky ★ dijo...

Desde las nubes y los dulces diamantes ¡¡¡Muchas gracias Athos!!!

Cuando leí el post, estaba leyendo sobre Psicologia Juridica, precisamente un texto que relata la historia de los castigos o formas de penar de aquellos que cometían delitos.
Entonces pensé lo siguiente...(aquí mi aporte)
Dado que antes (muuucho antes) no se contaba con edificios, ni personal adecuado para el encierro, la forma durante mucho tiempo del castigo consistía en el exilio, el destierro y la muerte.
Esta última además, era prolongada de acuerdo con la gravedad del delito al igual que las diferentes formas de ejecución.
Una vez consumada se quemaba el cadáver, y se esparcían las cenizas en el agua, porque el verdadero castigo era el olvido del sujeto, del nombre, el no ser recordado, ni pensado por nadie.

Como la psicología y el derecho se relacionan fundamentalmente porque ambos tratan sobre la conducta humana, del sujto responsable por sus actos... se me ocurre que quizá la expresión ¨más solo que loco malo ¨ se remonte a estas formas de condena de la soledad, del olvido...
Por lo tanto es bastante similar a lo que usted plantea...!

Y se me ocurre además, que en el lado opuesto encontramos al ¨loco bueno¨ (cualquiera que visite algún pueblo del interior podría notarlo) siempre hay un loco ¨ bueno ¨ que no hace nada ¨malo¨, ni actúa en contra de la ley,y se lo suele encontrar rodeado, saludado y querido simpaticamente por sus vecinos...

Además el loco bueno tiene otra variable en el vocabulario popular : ¨es un loco lindo / una loca linda ¨ (Acaso la belleza perdona nuestras maldades y nos exime de responsabilidad??)

Una simple idea nada más :)
Muchas Gracias !!!
Saludos !

Athos dijo...

July dans le ciel:

Le agradezco mucho su desprendida colaboración y aprovecho para comentarle, en nombre de mis mosqueteros, que nos agrada mucho coincidir con la Ciencia Popular Psicojurídica o Psicojuridiciencia Popular. Lástima que a los locos malos se los siga castigando en lugar de ayudarlos. Se ve que aun estamos muy lejos de curar.
¡¡¿A cuantos años luz estaremos de poder prevenir?!!
Lamento hacerle llegar sin anestesia esta pequeña cuota de mi desesperanza...Es que a veces no alcanza con lo que puede hacer un solo hombre.
En fin, dejaré la frustración para otro diván, si le parece. No es momento para entretelones personales dolorosos.
En otro orden de cuentas, deseo agradecer en nombre de Los Creadores su positivo aporte "loco-buenístico" y proponerle lo siguiente con respecto a la belleza:
En mi opinión personal (de quién va a ser si digo "mi", no? -aunque podría ser "mi opinión impersonal"), la Belleza (o la Lindura -o Lindeza) es un concepto que engloba algo más que lo físico o corporal. Creo que uno puede ver belleza (lindura, lindeza) hasta en las más pequeñas acciones y sentimientos (y por qué no pensamientos) de las gentes. No obstante, coincido con Ud. en que, sin duda alguna, no nos exime de ninguna responsabilidad.
Es más, creo que el hecho de ser conciente de que uno (cualquiera de nosotros y a su manera) es potencialmente capaz de tener un pensamiento o sentimiento bello, o de realizar una acción bella, a uno lo hace todavía más responsable que cuando no se daba cuenta de ello. Responsable de apuntar a entregar lo más bello que uno tenga para dar.
¿Qué opina?
Gracias una vez más por comentar y aportar a este blog que hacemos con tanto cariño.
Salut!

PD: En breves instantes sale a la luz la otra mitad de la doble promesa que Ud. sabe.

★ July in the sky ★ dijo...

En primer lugar sobre lo que menciona del castigo me recuerda a una frase planteada con cierta ironía de Focault, textualmente mi memoria no la retuvo pero más o menos dice
¨ a lo largo de la historia el hombre no ha dejado de castigar, si no que ha inventado mejores formas de hacerlo... ¨

Coincido con usted que triste es. Antes se castigaba y el objetivo era explícito, hoy nos engañan (bah.. a mi no y se ve que a usted tampoco) bajo el discurso de la recuperación, rehabilitación o la reinserción, que no hace más que aislar (con su simil vocablo asilar) y marginar..

En fin ... sobre el último párrafo de su comentario, mi opinión es afirmativa. Definitivamente al ser concientes somos más responsables de dar lo más bello que tengamos, pero debo advertirle algo más que se desprende de mis conocimientos más allá de lo conciente y objetivo (más allá de lo evidente diría Leono de los Thondercats jaja)

No solo somos responsables de aquello de lo que somos concientes, si no también de aquello que se nos figura como algo que no nos pertenece.. me refiero al no tan querido, inconciente, que nos vuelve tantisimas veces poco afortunados.
Saludos Responsables!!


PD: Ahora iré en busca de la segunda mitad ... ja

Viviana F. dijo...

Mientras leía la nota y luego los comentarios, pensaba en "la nave de los locos". Tales naves existieron, efectivamente, durante la Edad Media, y eran las "encargadas" de llevarse lejos, por el lugar más abierto y, paradójicamente, más cerrado, a los locos, pobrecitos, que en medio de la inmensidad del mar estaban presos...
Estas cosas las analiza muy bien Michel Foucault, en su "Historia de la locura en la época clásica".
Y también pensaba en una definición casi de entrecasa, que espero no les suene mal, porque es "de verdad", de un psiquiatra ya fallecido (Dr. Cía Rivademar).
Decía él que hay 3 tipos de locos:
1) Los locos de veras (o sea, los clínicamente locos);
2) Los locos lindos (esos mencionados en los comentarios); y
3) Los locos de m...
Disculpen, pero él los clasificaba así.
Y yo creo que los del punto 3) son los locos malos.
Saludos,
V.F.

danuc dijo...

jaja en mi naufragio cybernetico nocturno justo estaba un analisis de esa frase buenisimo (y)

Anónimo dijo...

¨es un loco lindo / una loca linda ¨ (Acaso la belleza perdona nuestras maldades y nos exime de responsabilidad??) - Porque darle una connotación negativa a la palabra loco?? No comprendo porque se afirma que el loco es malo y tiene responsabilidad de algo, de antemano.

SAludos Agustin Sg